Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 20 de enero de 2015

En aquel banco...

Desde que habían estado por primera vez sentados en él viendo la luna llena, habían hecho de ese banco...su banco...
En ese banco habían pasado calor comiendo un helado y mirando la puesta de sol...
...habían pasado frío comiendo castañas y viendo como las olas golpeaban en el murete...
...habían dejado que la brisa del mar les acariciase mientras contemplaban el amanecer...
Incluso habían tenido una romántica cena a base de bocadillos y cava observados por las estrellas...
En ese banco se habían abrazado, besado, acariciado, tocado e incluso ella había conseguido que él perdiera la compostura y el pudor y habían protagonizado alguna que otra escena de sexo...
En ese banco...habían disfrutado...se habían dejado llevar y habían gozado el uno del otro como dos adolescentes...
Ese banco...ya siempre sería su banco..
Pasó el tiempo y ellos ya no estaban juntos...pero ella seguía yendo al banco cada vez que quería estar sola...
En su banco pensaba en él con cariño...
...recordaba los momentos que habían pasado juntos...con nostalgia y cierta tristeza...
Había veces que llegaba y su banco estaba ocupado por otras personas...por desconocidos...y ella sentía un pellizco en el estómago y un pinchazo en el corazón como si le estuvieran robando algo que le pertenecía...Entonces se daba la vuelta y paseaba...despacio, esperando a que le devolviesen lo que era suyo...
En su banco, se sentaba a leer o a escuchar música mientras dejaba pasar el tiempo...las horas...los días...
En su banco solían llenársele los ojos de lágrimas al pensar que quizás ya nunca volverían a sentarse juntos...
Sin embargo, algo en lo más profundo de su alma le decía que siguiese yendo, porque dónde si no iría él a buscarla si no era a su banco...?